Crudo Ecuador y sus implicaciones análisis en panel de radio Centro

Cristian Espinosa,  director de cobertura digital; José Rivera, experto en tecnologías y catedrático de la Universidad de las Américas (UDLA), y Betty Escobar, activista tuitera radicada en Estados Unidos, analizaron el anuncio que realizara el presidente Rafael Correa, de iniciar una ofensiva en redes sociales para contrarrestar  las publicaciones de la página "Crudo Ecuador"; los alcances, y que implica esto para las redes sociales y libertad de expresión.

“Somos más” la propuesta del gobierno para enfrentar a opositores en redes sociales

La iniciativa "Somos más" del gobierno ecuatoriano busca combatir los comentarios negativos de los usuarios en redes sociales. Considero que esta iniciativa va a generar más polarización, desde ningún punto de vista es  conveniente enfrentar a los ecuatorianos en los temas políticos en el espacio digital.

#30s el verdadero periodismo estuvo en Twitter

El 30 de Septiembre de 2010 fue completamente notorio que las redes móviles democratizan efectivamente la emisión de información sobre la realidad. Si la gente esperaba tener información de lo que estaba sucediendo no era por los canales tradicionales, ni siquiera por la emisión de la cadena ininterrumpida que transmitía la señal de Ecuador TV, sino que la gente estaba alrededor de quien o quienes estaban conectados a la Red por el Twitter.

Los twitteros de todo el país informaron acerca de cómo estaba la realidad desde Tulcán, Babahoyo, Loja, Yaguachi, Guayaquil, Cuenca, Machala y otras ciudades. Muchos vertieron sus opiniones anti y pro Correa, pero nunca dejaron de entregar información que no estaba en la pantalla de televisión: cierres de calles, cese de actividades en bancos, asaltos, etc.

Los twitteros enviaron fotografías de los desmanes: almacenes de electrodomésticos vaciados por el populacho, desbandadas de gente con fundas de arroz y azúcar saliendo de un supermercado, ladrones agarrados por la gente y amarrados a los postes…

Por esta vía, también, se vieron primero las fotos de la agresión al presidente con las bombas lacrimógenas.

La gente que no tenía Twitter solicitaba la información a los twitteros conectados, quienes se pasaban datos y replicaban la información de sus colegas. Aquí se vio una reportería independiente y ciudadana, que no tenía otro afán que informar. Quienes opinaban con sus tweets no estaban en las calles y hacían comentarios acerca de la libertad de información y el trabajo que en ese momento realizaba Ecuador TV en cadena nacional. Con estos twets, que se replicaban en los muros de Facebook, las redes se movieron y los usuarios comentaron sobre la base de esa reportería que leía en 140 caracteres y confrontaba con el trabajo periodístico de Ecuador TV. Todos los twitteros pedían que informaran sobre lo que se leía en las redes, porque eso también estaba sucediendo.

En lo mediático, webs como la de El Comercio estuvo saturada y se cayó varias veces. Las cadenas de TV no estaban transmitiendo en Internet y pocas fueron las radioemisoras que lo hicieron en sus canales digitales. Antes de que los canales privados se desvincularan de la cadena, los twitteros pasaban mensajes de dónde se podía ver la señal de tal o cual cadena de TV en los servicios de cable, pero ninguna hizo una transmisión on line.

Los medios tradicionales perdieron abrumadoramente esta oportunidad de ser vistos como marca informativa en la Red. Quizá esto también se debe a que no tienen la pequeña, básica y sencilla infraestructura que se debe montar para ello: un smartphone y un reportero.

Todas las radios y canales de televisión del país, excepto Radio Quito, que más tarde se integraría,  se engancharon a la cadena decretada por la Presidencia de la República. En esta cadena se repetía la información brindada por el presidente y se entrevistaba, mayoritariamente, a miembros del régimen que brindaban su apoyo al gobierno.

Radio Tarqui, Diario Expreso, Diario Hoy y Multimedios 106, fueron los medios twitteros que corporativamente informaban, bajo los haghstags #policiaec, #ecuador y #30s, mientras que muchos de los periodistas que pertenecían a medios públicos y privados lo hicieron desde sus cuentas personales, como el caso de @susanamorg, quien transmitió en vivo, con twets y con video, desde las afueras del Hospital de la Policía con su celular y tuvo que pedir auxilio a los twitteros cercanos para que le dejaran cargar su batería. Todos los twitteros replicaron sus twets de pedido de ayuda.

El trabajo periodístico se realizó con dificultades por la represión policial. Varios periodistas y personas fueron agredidos y les incautaron cassettes, baterías y memorias digitales de las cámaras de fotos y de los teléfonos celulares.

Medios enteramente digitales como B10.com.ec estuvieron presentes en el Twitter desde el inicio de los acontecimientos y entregaban enlaces con información de contexto, lo que ningún medio tradicional hizo, incluidos la televisión y la radio públicas del Ecuador, que estuvieron ausentes en la Red. Ecuador Inmediato tampoco hizo reportería virtual ni cobertura directa. @canaltec estuvo informando hasta ser víctima del abuso policial.

Los hashtags usados fueron #policiaec, #policiaecuador, #ecuador. #30s o #Ecuador, para informar. Pero hubo quienes usaron algunos como #arrechoCorrea o #largateCorrea, que no generaban información, sino posturas a favor o en contra. La Red de twitteros ecuatorianos que realmente informaba, y que usó los primeros hashtags descritos, se unió y puso en su avatar una bandera tricolor con el escudo nacional, lo que demuestra que en el espacio virtual todos estaban a favor de la democracia, hayan o no estado con el presidente Correa, por lo tanto eran ciudadanos.

El periodismo de calle y el análisis de contexto ya no está más en las ondas cedidas por el Estado a medios públicos o privados, está en la Red, y es allí donde el oficio de informar se está transformando. Esta es una gran lección para todos los medios que no veían en el periodismo digital la verdadera forma de contar la realidad en directo y sin censuras.

 José Rivera

Facebook es el terapeuta del siglo XXI desde ElComercio.com

Redacción ElComercio.com 21 de octubre de 2014 18:11 faceAquellos usuarios activos de Facebook podrían dar más pistas de lo que creen acerca de lo que les sucede. Por medio de la red social es posible llegar a saber el estado de ánimo de una persona, su situación laboral, si tiene o no pareja, su estado de salud y todo lo que un contacto esté dispuesto a compartir con sus conexiones. Por medio de Facebook es posible seguir de cerca la vida de muchas personas. Celebridades y conocidos utilizan esta herramienta, en su mayoría, para mantener actualizaciones constantes sobre lo que sucede en sus vidas. Una investigación desarrollada por Jonah Berger de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.) y Eva Buechel de la Universidad de Miami (EE.UU.) reveló que Facebook funciona como un ‘terapeuta personal’. Los resultados arrojaron que los muros de algunos usuarios de Facebook están llenos de quejas, anhelos y lamentos porque compartirlos ayuda a mejorar el estado de ánimo. Según el estudio "las personas emocionalmente inestables tienden a publicar más mensajes personales y con mayor frecuencia en Facebook", pues éstas sienten constantemente la necesidad de hacer públicas sus emociones con el fin de recibir mensajes de apoyo y sentirse mejor. Y aunque muchas de esas publicaciones parezcan irrelevantes, para el usuario que compartió un estado, una canción, una frase o una fotografía existe una razón de peso para hacerlo: el bienestar momentáneo. Los posts de los usuarios en las redes sociales construyen su identidad digital. José Rivera, docente de la Universidad de las Américas (UDLA) y especialista en comunicación y marketing digital afirma que esta identidad puede constituirse de dos maneras. “Hay usuarios activos y hay usuarios pasivos y eso dependerá del tipo de personalidad que tenga cada uno. No hay una regla que defina esto, no por ser yo extrovertido en la vida real voy a serlo también en redes sociales todo dependerá de lo que quiera el usuario proyectar y al mismo tiempo de lo que quiera ir construyendo como identidad digital”. ‘Compartidas las penas son más llevaderas’ Esos mensajes melancólicos en las redes sociales tienen una razón de ser “hay personas que cuando empiezan a tomar los canales digitales encuentran un espacio de desahogo para los problemas”. No son pocas las personas que lo hacen, “hay una gran cantidad de personas que, cuando tienen problemas, al expresarlos abiertamente en Facebook de alguna forma se alivian”, dice Rivera. Este tipo de comportamiento, en este sentido, puede ser un llamado desesperado de atención. En 2011 una mujer de 42 años, Simone Back, publicó en su página de Facebook que tenía intenciones de terminar con su vida. Al no recibir ningún mensaje de apoyo de sus más de 1 000 amigos en la red social se suicidó el 25 de diciembre de 2011. El mensaje que había publicado antes de su muerte decía "Me tomé todas mis pastillas, moriré pronto, adiós a todos". Por ello, explica Rivera, “es importante que los amigos o quienes son parte de la red de personas de este individuo se interesen cuando tienen algún tipo de tendencias tal vez suicidas o que pasen melancólicos o deprimidos”. Sin embargo, hay otro factor que influye en el ‘apoyo’ que llega por medio de las redes sociales. Un artículo publicado en la revista Psychology Today afirma que cuando un usuario se da cuenta de que algo está mal siente que debe responder o, por lo menos, dar ‘like’ a la publicación. Pero, por otro lado, postear constante de mensajes negativos puede tener el efecto contrario que el usuario busca. “Si tenemos mensajes de alto impacto, lo que estaríamos haciendo es un marketing de contenidos negativo. Lo que hacemos es hastiar a quienes son parte de nuestra red”, afirma Rivera. Generalmente, los usuarios ingresan a las redes sociales buscando formas de entretenimiento, y estos mensajes no son exactamente lo que el usuario busca. Según Rivera “si te empiezas a encontrar con una persona que emana un espíritu negativo y pesimista dentro de las redes sociales, por lo general, te solidarizas en primera instancia, pero cuando es reincidente termina siendo un perfil que no resulta atractivo para los demás”. Entonces, concluye el artículo de Psychology Today, “cuando damos ‘me gusta’ a un post, ¿estamos diciendo que somos empáticos, o solo respondiendo a la presión social de parecer serlo?”?

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO  Contexto original